viernes, 12 de junio de 2009

Laguna de Rocha

Emblemático modelo de la negativa intervención humana sobre un ecosistema.
Junto a Santa Catalina, los últimos humedales del Gran Buenos Aires.

La Laguna de Rocha, se encuentra en nuestro partido Esteban Echeverría. Tiene un gran pasado histórico, ya que en sus cercanías habitaron indios querandíes que se abastecían en ella, de agua y peces. Era para esta comunidad originaria un lugar sagrado, porque en las cercanías de este ecosistema existió un cementerio indígena. En la actualidad, como pasa con todos los afluentes de la zona, tiene un grado avanzado de contaminación al ser receptores de afluentes cloacales. Existen dos caños de esta materia – del Barrio 1 y el del Aeropuerto que descargan sus desechos en el margen de la Laguna. Como recibe a los arroyos Ortega, Medrano, Guillermina y el Triángulo, esta situación coadyuva al crecimiento de los efectos contaminantes. Si se impidieran bruscamente estos aportes dañinos para el ecosistema, esto significaría una estabilización, con posibilidades que el proceso se revirtiera.

El predio consta de casi 1000 Ha de bosques, arroyos, bañados y pastizales, con un despliegue de flora silvestre multicolor, que lucha denodadamente por sobrevivir contra el constante saqueo de la mano del hombre. Sin lugar a dudas, este lugar conforma uno de los espacios verdes (verdadero pulmón) mas extensos del Gran Buenos Aires. Nuestro historiador Rubén Campomar afirma y prueba, que es en esta zona, donde se llevó a cabo la batalla de Corpus Christi, un gran triunfo de los indios querandíes sobre las tropas españolas – primera potencia mundial de ese siglo – donde muriera Diego de Mendoza, hermano de Pedro, el primer Adelantado. Mudos testigos de ese encuentro, son la espada de Bartolomé de Bracamonte, Capitán español muerto en batalla, que fue desenterrada a principios del Siglo pasado a la vera de la Laguna y los altos pastizales donde los indios se escondieron y esperaron sigilosos a la caballería española, que confiada se internó en la Laguna, empantanándose y siendo presa fácil de los indios que los exterminaron, saliendo de sus refugios en los altos pastos de la laguna. El lugar tiene una gran belleza, la belleza de lo natural y es habitado por peces, reptiles, diversos tipos de aves y pájaros.
El 18 de diciembre de 2008, la Comisión de Ecología y Medio Ambiente de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, votó por unanimidad, que la Laguna de Rocha sea declarada “Paisaje Protegido de Interés Provincial”. En paralelo, casi, el Poder Ejecutivo Municipal, presentó al Consejo Deliberante un proyecto de rezonificación del Código de Planeamiento Urbano, solicitando que una fracción de la Laguna de Rocha pase a ser zona industrial. Esta Ordenanza, luego de varias idas y vueltas se aprobó, en el mayor de los sigilos, el 29 de diciembre, pese a la dura oposición de ambientalistas, grupos de vecinos y la decisión provincial, a la que, por lo visto, no le dieron importancia. Hay una empresa privada “Creaurban” y su representante Ángelo Calcaterra, que impulsa un emprendimiento que abarcaría gran parte de la Laguna de Rocha. Este emprendimiento es un atentado final contra la Laguna que, hasta ahora, ha sobrevivido a todos los ataques provocados por el hombre, pero no sobrevivirá a su entubamiento.
Esta espacio físico, que es parte de la historia argentina, esta en nuestro partido y esta próximo a desaparecer. Junto a ella desaparecerá toda su flora y fauna circundante y una mayor calidad de vida de nuestras futuras generaciones. Es necesario que cada montegrandense conozca este tema y se acerque a nuestros espacios para conocer más. No nos mueve ninguna razón partidaria en nuestro cometido, sino alcanzar un mejor ambiente, respetar los designios de la naturaleza y llegar algún día a ver a nuestros hijos y nietos darse un chapuzón en la recuperada Laguna de Rocha, libre de toda contaminación. LA LAGUNA DE ROCHA ES NUESTRA Y DEBEMOS LUCHAR PARA QUE SEA DECLARADA RESERVA NATURAL.

Hugo Andrés Gómez.

Seguidores de este Blog