miércoles, 22 de abril de 2009

La Isolina


























Queridos Vecinos y Amigos:
Soy Ma. Isolina Peña, muchos de Vds me conocen y algunos quizás no.
Soy sobrina bisnieta de don Herminio Constanzo e Isolina Ledesma, fundadores de Monte Grande, nieta de Dimas Gonzalez Gowland y Maria Elena Ledesma continuadores de la obra de aquellos.
Hoy con gran dolor de mi alma me tengo que ir de la chacra “La Isolina”,como la llamábamos, a la que todos vds supieron querer, disfrutar con sus largas caminatas y que tantas veces me lo manifestaron.
Su esplendida arboleda, sus avenidas casi centenarias, y el majestuoso Castillo (como muchos lo llamaban) del 1900, hasta el último minuto han sido mi desvelo y esfuerzo, en honor a mis ancestros y a mi querido pueblo de Monte Grande.
Los tiempos modernos han cambiado, pero no dudo que como vecinos sabrán defender esta armonía, que también es patrimonio de vds.
Dejemos a nuestras generaciones venideras todo aquello que fue y será siempre un pedacito de historia de nuestra queridísima Argentina
Los abraza-

María Isolina Peña de Patrón Costas

Monte Grande, 23 de abril de 2009

Esta mañana conocí a Isolina y a "La Isolina".
Llegamos a la chacra con Isabel Rubio Gil Y Luis Weigandt, donde fuimos recibidos con una sonrisa quebrada por el sentimiento que inunda a esta familia. La enorme mayoría conoce la propiedad aunque más no sea por fuera,van acá solo algunas de la enorme cantidad de fotos que me permitieron tomar para que podamos ver lo que fue el inicio, por allí caminó Don Herminio Constanzó y su esposa Doña Isolina intentando un futuro para nosotros, los que vendríamos luego.
La propiedad se ha vendido, nuestra institución se enteró de esto hace pocos días. Su dueña, no me cabe otro término aunque no sea el exacto, quiso dejar unas palabras a todo el pueblo porque ella siente que siempre será “el pueblo de Monte Grande” donde se enarbola la chacra.
No se sabe el fin de la misma, pero quizás las palabras de esta joven mujer que las escribió con el corazón nos ayude a ver cada vez más que todos debemos trabajar por la preservación, tenemos una institución, pero el patrimonio es de cada uno de nosotros y saber cuidarlo y defenderlo es lo que nos compete, lograr el sentimiento que tienen en Europa por su historia y aunque les parezca una ingenuidad, se que hoy ya no es como un año atrás, me lo dicen, lo percibo, vamos sintiendo que las pérdidas duelen y estoy segura que sabremos proteger nuestras raíces. Quizás quienes son sus nuevos propietarios tengan este sentimiento y sepan que en sus manos está un lugar centenario que cada árbol, cada pared, cada parte de esa tierra tiene una historia recorrida y permitan que podamos disfrutar de su presencia como hasta ahora, imponente y desafiando al tiempo no dejando ver su edad.

Seguidores de este Blog